jueves, 1 de marzo de 2012

En ese mismo momento se la comió por los pies


Con vistas a un patio interior, he visto como las manos se le han llenado de hormigas, y como en sus sueños, no en ellos, sino como ellos, afilaba una navaja y se disponía a seccionar el ojo izquierdo de su musa.