jueves, 7 de enero de 2010

Y así de bonito se hizo

Sin darte cuenta, sin pretenderlo, me salvaste de aquella noche que al día siguiente resultaría ser otra mañana tan triste como las demás. Con aquello que dijiste. Como olvidar, y, que bien me hacías sentir..

Ahora déjame salvarte a ti

No hay comentarios:

Publicar un comentario