miércoles, 25 de agosto de 2010

Con la miel en la boca...

Cuando crees que lo has visto todo, que tus ganas de querer no han servido para nada, ni nadie, cuando tiras la toalla porque esperas que un día alguien te la devuelva, cuando has visto miles de películas con final feliz pensando que estaría bien que la tuya fuera así, cuando crees que la persona ya pasó y que no volverá a pasar, cuando solo quieres dormir para soñar, o simplemente mirar a un punto y comenzar a delirar.. Que triste, pero a la vez que bonito, bonito por haber conocido a toda esa gente que un día pensaste que acabaría con final feliz.
Un día te levantas y resulta especial, especial porque el perro se ha meado y eso nunca había pasado. Pero llega la noche y ¡¡walá!! te das cuenta que no has visto nada, que quizás esta vez si sirvan tus ganas de querer, y es que claro, mis ganas de querer no es nada raro, es más siempre hay alguien a quien querer, el problema es que no suele ser correspondido.
Avisada quedas, avisada quedas de que un día volverás a llorar. No haces caso, y estás muy muy ilusionada, cualquier cosas que te recuerde a él siempre está bien. Recuerdo algo que... umh.. su olor y su brazo izquierdo, que dos cosas tan insignificantes para unos y que apreciado por mi y quizás alguien más, era como que te daban la vida
Qué mal se siente una ahora... al pensar que este será otro más de los que pudieron ser.. y no fueron

1 comentario:

  1. Hay que vivir, y vivir sin miedo. Saborear, y llenar el mundo de oportunidades :)

    ResponderEliminar